Directorio
Arte y cultura
Ciencia y tecnología
Ciencias sociales
Deportes y ocio
Economía y negocio
Educación y formación
Espectáculos diversión
Internet y ordenadores
Materiales de consulta
Medios de comunicación
Política y gobierno
Salud
Sociedad
Zonas geográficas
 
Servicios

 
 
 






LA JARDINERÍA

 

Jardineria. Imágenes relacionadas con la jardinería.

 

Jardinería

 

 
1 INTRODUCCIÓN A LA JARDINERÍA
Jardinería, arte u oficio de crear espacios donde se cultivan plantas con fines ornamentales.

 

 

Servicios en Internet: 


 

 


2 HISTORIA DE LA JARDINERÍA

Los orígenes de la jardinería se remontan a unos 7.000 años. Los restos más antiguos se encuentran en Mesopotamia y parecen estar relacionados con la invención del riego artificial, que permitió la plantación de bosques sagrados sobre montículos. A esta cultura pertenecían los jardines colgantes de Babilonia, construidos hacia el año 600 a.C., que constaban de una serie de terrazas. Sobre los jardines egipcios, sin embargo, existen más datos. Los primeros fueron construidos entre el año 1504 y 1483 a.C. Normalmente eran de forma rectangular y estaban atravesados por un pequeño canal; a veces tenían un estanque. En ellos se cultivaban muchas plantas medicinales y ornamentales. Además era muy común el cultivo en recipientes como grandes vasijas de arcilla.

 

 


Es posible que los primeros jardines chinos fueran aún más antiguos que los mencionados más atrás. Las primeras noticias que se tienen de ellos son del año 200 a.C., pero ya entonces se creía que era un arte muy antiguo. Eran jardines menos estructurados que los egipcios y trataban de imitar la naturaleza. Los elementos más destacados eran el agua y las piedras; las plantas se elegían por su forma y por su aroma, no por su color. Nunca sembraban césped, pero en todos los jardines había color verde. Esta costumbre desaparecería después en los jardines japoneses, los cuales se consideraban como un lugar de meditación, lleno de simbologías religiosas taoístas y budistas.


En la antigua Grecia, la jardinería comenzó con la plantación de árboles en las calles, sobre todo los que se conocían como árboles del pueblo, los del género Populus (véase Álamo). Pero la jardinería como tal no apareció hasta que Alejandro Magno entró en contacto con Egipto. Entonces comenzaron a construirse jardines en los que era frecuente la utilización de plantas procedentes de otros países. Los romanos, gracias a su organización social, y partiendo como modelo de las villas rústicas, dedicadas al cultivo de hortalizas, crearon las villas urbanas rodeadas de jardín. La casa se situaba en el lugar más alto y a sus pies se extendían las terrazas con sus plantas y diferentes construcciones. El conjunto continuaba siendo muy geométrico.


Los árabes comenzaron construyendo jardines geométricos, con mucha utilización del agua, siguiendo el estilo de los jardines egipcios y romanos. Con el tiempo fueron introduciendo nuevos elementos. En general los jardines se rodeaban de altas tapias y estaban divididos por setos podados.


Durante la edad media los jardines más característicos fueron los de los monasterios, que parecían estar inspirados en los jardines romanos y estaban dedicados al cultivo de hortalizas, árboles frutales y plantas medicinales. Durante esta época aparecieron los laberintos, que consistían en un entramado de setos, y los primeros libros de jardinería, que ayudaron a la planificación de los jardines.


Durante el renacimiento, con el auge de la botánica, surgieron los jardines botánicos dedicados al estudio de las plantas. Tenían un trazado muy simétrico e incorporaban escaleras, estatuas y surtidores de agua. Estaban completamente separados del paisaje que los rodeaba. Se utilizaban poco las flores.
Ya con el barroco, el jardín se integró más en el paisaje; siguió siendo muy geométrico, pero daba más prioridad a la arquitectura. Se utilizaron mucho más las flores. En la época del romanticismo hubo una vuelta a la naturaleza, se apreciaba la planta en su individualidad y se perdió la simetría. Esta corriente tuvo especial importancia en Inglaterra. Las plantas no se podaban y los caminos se volvieron sinuosos.
En la época moderna y, debido al aumento de la clase media, a la existencia de grandes ciudades y a la necesidad de espacios abiertos, surgieron los jardines públicos a cargo de las administraciones y se abrieron al público jardines privados. En la actualidad, con el aumento del número de viviendas unifamiliares permanentes o de fin de semana se dispone de espacios ajardinados. La jardinería también aparece unida a la arquitectura (véase Paisajismo) y está presente a la hora de diseñar comunidades de vecinos, urbanizaciones y grandes centros comerciales. Este tipo de jardinería es difícil de encuadrar dentro de algún estilo conocido.


3 EL JARDÍN
En jardinería se pueden distinguir diferentes aspectos: la construcción de un jardín nuevo, su mantenimiento y su estructura.


3.1 Construcción
El jardín de nueva construcción requiere una serie de trabajos que son diferentes a los de su mantenimiento posterior. Lo primero que se lleva a cabo es un proyecto que tenga en cuenta el tipo de jardín que se va a construir, la disponibilidad de agua, el clima de la zona, el tipo de suelo, la distribución de los espacios y los tipos de plantas que se van a utilizar. En la elección de las plantas es fundamental tener en cuenta las plantas vivaces, porque son las que van a permanecer muchos años en el jardín, especialmente los árboles y arbustos. Después se realizan las obras de infraestructura, que consisten en todas aquellas labores de movimiento de tierras y ubicación de los elementos que van a formar parte de la construcción, como fuentes, jardineras fijas, caminos de piedra o instalación de las bocas o sistema de riego. Además, hay que limpiar el terreno de escombros y de plantas no deseadas. Finalmente, se procede a la plantación y siembra prevista. Las plantas y muchos de los materiales que sirven para adornar el jardín se obtienen en los viveros, que son lugares en los que se reproducen las plantas para su posterior venta al público.


3.2 Mantenimiento
El mantenimiento de un jardín consiste en la realización de todas aquellas labores que tienen como finalidad cuidar, conservar y mejorar el jardín. Las más importantes son la reposición de plantas anuales y bienales, el riego, la poda, el abonado, la eliminación de malas hierbas, el tratamiento de las enfermedades y plagas, y la limpieza. Para ello se utilizan herramientas manuales, como la manguera, tijeras de podar, la azada, la pala jardinera, el rastrillo y la carretilla. En superficies grandes o para labores de cierta envergadura se emplean máquinas apropiadas, como motocultores, tractores, remolques y motosierras. Además, es necesario tener herramientas y útiles específicos para determinadas partes del jardín, como son el césped, los setos, las jardineras y las plantas trepadoras. Para ello se utilizan la segadora, el rastrillo de airear el césped, la tijera de dos manos o la perfiladora mecánica, paletines, plantadores y escaleras. El tratamiento de plagas y enfermedades también requiere herramientas apropiadas, como la mochila de fumigar (véase Control de plagas).


3.3 Estructura
En la configuración de los jardines se pueden encontrar diferentes elementos. Los más comunes suelen ser los caminos o paseos que forman glorietas en sus cruces y donde suelen estar situados los bancos. El término parterre se aplica para denominar a todo un jardín o a una parte grande de él en la que suele haber césped, plantas con flores y paseos. Los arriates son franjas estrechas donde se cultivan plantas. Los cuarteles son partes de un jardín bien definidas que tienen plantas con flores o césped y que en muchas ocasiones están limitados por setos o flores. Los macizos son grupos homogéneos de plantas. El bosquete es una plantación de árboles que aparece en ciertos jardines, y es una aportación típica española a la jardinería. Las jardineras son muebles o instalaciones fijas donde se ubican plantas. Las rocallas están formadas por un conjunto de piedras y plantas

.
La combinación de unos elementos u otros da lugar a los diferentes tipos de jardines. Su elección depende de factores como la climatología, la capacidad de mantenimiento, los estilos y el uso a que estén destinados.


4 LAS PLANTAS EN JARDINERÍA
En jardinería las plantas se suelen clasificar según la función que van a desempeñar o por el lugar que van a ocupar. Las plantas de parterre comprenden las que forman el césped, los bordes y las que se cultivan por la flor. Las plantas para recubrir el suelo son rastreras, que van enraizando según crecen, o ciertas leñosas, que tienen un crecimiento horizontal. Las trepadoras son aquellas que recubren vallas y paredes. En el caso de la formación de setos se suelen emplear las leñosas, que soportan la poda y que tienen follaje abundante. Las plantas solitarias son las que se cultivan aisladas, árboles o arbustos o incluso plantas anuales o bienales. Las utilizadas para bordes son las que sirven para formar setos o bien anuales. Las plantas con flor suelen ser anuales y se utilizan para formar macizos, para las jardineras y para adornar los cuarteles. Las acuáticas se cultivan en las fuentes y en los estanques de los jardines. Las empleadas para rocalla son vivaces, muchas veces crasas; en general no suelen tener un tamaño grande. Los céspedes suelen estar compuestos por gramíneas y leguminosas.


5 JARDINES DE PATIOS, TERRAZAS Y AZOTEAS
Debido a la escasez de espacio y al atractivo por las plantas, surgieron lo que se ha dado en llamar jardines de patios y terrazas, cuando el tipo de construcción disponía de dichos elementos. En la actualidad se han generalizado también los jardines en las azoteas, especialmente en las ciudades. Todos ellos tienen en común que utilizan recipientes para el cultivo. Cuando éstos son individuales o sólo para algunas, como las macetas, se trata de jardines móviles, ya que pueden cambiar de sitio según las preferencias, o incluso colgarlos de las paredes. Cuando se cultiva en espacios construidos para tal función se denominan jardineras y no son móviles. En los patios, terrazas y azoteas se cultivan plantas no muy grandes, o arbustos o árboles que no alcanzan un gran tamaño debido a que las macetas y jardineras no suelen superar la profundidad de 40 o 50 cm y las raíces no pueden desarrollarse. Como la capa de sustrato es relativamente delgada, no es posible la acumulación de grandes cantidades de sustancias nutritivas y de humedad, por lo que las exigencias fundamentales de este tipo de cultivos suelen ser el riego y el abonado apropiados.

 

 






 
 


 

  Filtra tus búsquedas con la tecnología de Google: 



Andandara.com
Estadisticas Gratis

   
   
   
 
Jardinerías

 
 
Jardinería

 
 
Jardinerías

 
 
Servicios

 

 
 
Servicios

 

 
 
Servicios

 

 


 • Directorio de artículos informativos, estudios y trabajos de investigación. ANDANDARA.COM